Saltar al Contenido

Una madre vuelve a balancear su salud con la ayuda de una dietista registrada

3 lectura de minutos
0%
100%
Kimberly ext jpg

Cuando Kimberly Beachy desarrolló diabetes gestacional, mantuvo bajo control la enfermedad comiendo bien y manejando un trabajo físicamente exigente. Después nació su hija 12 semanas más temprano. La recién nacida se quedó en la unidad de cuidado intensivo neonatal por un mes y medio con Kimberly a su lado.
 
La mamá primeriza tenía muy poco tiempo para cuidarse a ella misma. Antes de que su hija cumpliera un año, Kimberly había ganado nuevamente las 30 libras que ella había perdido durante su embarazo por sus hábitos saludables.
 
"Mi peso comenzaba a causar problemas con mi presión sanguínea y teniendo diabetes gestacional me puso a un riesgo mayor de tener diabetes tipo 2," dijo Kimberly, quien tiene 30 y tantos años. "Y ahora tengo un alto riesgo de tener partos prematuros en futuros embarazos."
 
Es cuando su enfermera partera certificada le ofreció a Kimberly remitirla a un dietista registrado.
 
"Pensé que esto podría ser bueno para mí, porque soy buena siguiendo un plan," dijo Kimberly. Ella conoció a Sherri Kramp, RDN, LD, Dietista Clínica en Goshen Hospital, en marzo de 2019 y diseñó un plan alimenticio que cambió la vida de Kimberly.

Ya no más lucha

"No se siente como una dieta," ella dijo. "Es un plan que es sostenible a largo plazo."
 
Con la ayuda de Sherri, Kimberly aprendió cómo comer bien y a disfrutar con moderación. Ella también comenzó a poner más atención al controlar las porciones.
 
"Si quiero helado, como un poquito y sigo adelante," dijo ella. "no me siento privada de nada y sé que no tengo que ser perfecta todos los días."
 
"Kimberly es perseverante y diligente," dijo Sherri. "Cuando las cosas se vuelven un reto, como, por ejemplo, cuando su peso se queda estancado o ella está de vacaciones, o si ella se distrae y se sale del curso, ella vuelve nuevamente a su plan."
 
En su primer año, Kimberly perdió 70 libras. Ahora su meta es de llegar a un rango de grasa corporal saludable, alrededor del 28 por ciento. Ella continúa checando regularmente con Sherri. Sus números en diciembre impresionaron tanto a todos, Kimberly hasta recibió llamadas de felicitación de las enfermeras.
 
Kimberly mencionó una cita de uno de sus entrenadores que le ayuda a mantener las cosas en perspectiva. “Cuida de las cosas pequeñas y las pequeñas cosas cuidarán de ti."
 
“Cuando puedes cuidar de las cosas que puedes controlar, entonces las cosas que no puedes controlar no se vuelven tan abrumadoras,” dijo Kimberly. “Que mi hija haya nacido prematuramente estaba fuera de mi control …. tomando el control de mi peso, estoy reduciendo el riesgo de tener la presión sanguínea alta o diabetes gestacional que pudieran causar complicaciones en futuros embarazos.”
 
Muchos planes de seguro cubren los servicios de terapia de nutrición para perder peso o controlar el azúcar en la sangre. Medicare permite dos visitas al año para recibir terapia de nutrición para aquellas personas que tengan diabetes y enfermedad renal crónica. Pídale a su médico que le dé una remisión para comenzar un plan de nutrición que sea el adecuado para su condición.

¿Es usted un paciente nuevo o existente?