Saltar al Contenido

Capitán de bomberos jubilado en Elkhart elige la radioterapia adaptativa como tratamiento para el cáncer de próstata

4 lectura de minutos
0%
100%
Jeff Alwine 1060x500 ext jpg

El diagnóstico de cáncer de próstata derrumbó a Jeff Alwine, ya que muchos en su familia, incluyendo su padre, habían perecido de cáncer. Ahora le tocaba a él enfrentarse a esta enfermedad.
 
Jeff había visto de cerca cómo el cáncer afectaba la vida de sus colegas en el trabajo. Por ejemplo, un familiar de un amigo de motociclismo estaba bajo tratamiento para controlar un cáncer de próstata agresivo. Otros amigos cercanos también lidiaban con la enfermedad.
 
“Me afectó bastante", dice Jeff.  “Y aunque no me habían hecho ningún escaneo, yo sabía que el problema era grande."
 
En el 2021 Jeff descubrió de casualidad que tenía cáncer, cuando tuvo un último examen de salud antes de jubilarse del Departamento de Bomberos de Elkhart. La prueba mostró un nivel elevado de su Antígeno Prostático Específico (PSA).
 
Dice Jeff: “Había monitoreado mi PSA por un buen tiempo, y esta última fluctuación me sorprendió”.  Agrega Jeff, “era hora de ver a un especialista”.

La prueba PSA detecta signos de cáncer antes de que comiencen los síntomas

La prueba PSA mide un tipo de proteína que producen las células de la glándula prostática, y es el método más común para detectar el cáncer de próstata. Tener un nivel elevado de PSA, puede ser signo de cáncer de próstata; aunque también, puede indicar otras afecciones como agrandamiento de la próstata o inflamación de esta.
 
Aunque su urólogo no tenía un diagnóstico definitivo para Jeff, le preocupaba los resultados de la prueba PSA. Ellos dos hablaron sobre los pros y contras del siguiente paso, y decidieron que lo que había que hacer era un monitoreo constante. Es decir, un monitoreo de los niveles de PSA (mediante análisis de sangre) por los siguientes nueve meses.
 
Las cifras de la prueba PSA de Jeff subían y subían. Una biopsia confirmó que Jeff tenía cáncer en la glándula prostática, y lo más probable era que, el cáncer no se había propagado a otras partes del cuerpo. Este diagnóstico dejaba a Jeff con dos o tres opciones de tratamiento, incluyendo cirugía para extirpar la próstata y radiación para destruir las células cancerosas de la glándula.

La radioterapia adaptativa protege a los tejidos sanos de la radiación  

Para decidir a dónde ir para su tratamiento, Jeff hizo las indagaciones del caso y consultó con amigos y compañeros de trabajo. Fue en ese entonces que Jeff se enteró de una radioterapia avanzada llamada Ethos que se administra en el Goshen Center for Cancer Care. La terapia Ethos combina la radioterapia guiada por imágenes con inteligencia artificial que permite un tratamiento altamente personalizado en todas y cada una de las sesiones.
 
La capacidad adaptativa de la terapia Ethos le da al equipo clínico de Goshen herramientas precisas para atacar más eficientemente el tumor. La terapia de haz externo protege los tejidos sanos de la radiación y potencialmente mejora los resultados generales.
 
Jeff dice: “Estaba completamente convencido de los beneficios de la terapia Ethos cuando hablé con el Dr. Vaghefi ".  El oncólogo radioterápico, Houman Vaghefi, MD, y su equipo utilizan el tratamiento adaptativo Ethos para pacientes con cáncer pélvico. Cánceres como el cáncer de próstata o las neoplasias malignas ginecológicas, como el cáncer cervical o uterino.
 
En la primavera de 2022, Jeff comenzó 30 rondas de radiación por medio del sistema Ethos. El tratamiento le llevaba a Jeff al Center for Cancer Care 5 días por semanas, por 6 semanas. Llegó a conocer a todos y apreciar el respeto genuino que le brindaba el equipo de oncología, los técnicos de radioterapia, y los dependientes.

Las terapias holísticas fortalecen las defensas naturales y aumentan el bienestar general

El Cuidado integral se convirtió en un elemento esencial del programa de tratamiento de Jeff. Él reconoció inmediatamente los beneficios de los medicamentos naturopáticos, los suplementos y la planificación nutricional. Este cuidado integral le ayudaba a sobrellevar los efectos de la radiación en el cuerpo.
 
Jeff dice “Trataba de llevar un estilo de vida saludable y hacer cosas saludables antes del tratamiento.” Jeff agrega “si comes un montón de basura, ¡no podrás hacer las actividades físicas que hago!"
 
Consumir suplementos alimenticios, batidos y una gran cantidad de antioxidantes, eran parte de la rutina diaria de Jeff. Todo ello le aliviaba los problemas estomacales y le ayudaba a lidiar con la fatiga. Además, su fuerte fe le permitía ser paciente, amable y cariñoso consigo mismo.
 
“Me decía a mí mismo: está bien no estar bien.”
 
En mayo de 2022, el grupo de amigos cercanos que apoyaron a Jeff durante los altibajos del tratamiento se reunieron para celebrar el fin del mismo. Ya sin las limitaciones del tratamiento, Jeff volvió a las actividades que le gustaban, como el ciclismo. Incluso, en julio del 2022, completó un recorrido de 100 millas del torneo Amishland and Lakes.
 
Jeff dice “Aunque no fue fácil tener cáncer, estoy contento de haber encontrado el Goshen cancer center. Y si tuviera cáncer de nuevo, volvería al Goshen cancer center.”

¿Es usted un paciente nuevo o existente?