Saltar al Contenido

Septicemia

Información General

La sepsis es una reacción potencialmente mortal a una infección. Durante la sepsis, las células infectadas estimulan la liberación de sustancias inmunológicas en el torrente sanguíneo, las cuales viajan por todo el cuerpo causando una inflamación generalizada.

La sepsis afecta a más de un millón de estadounidenses cada año. Es peligrosa, ya que puede causar coágulos sanguíneos, filtraciones en los vasos sanguíneos, daños en los tejidos, fallos en los órganos e, incluso, la muerte. Obtenga el tratamiento rápido que necesita en Goshen Hospital Emergency Department. Nuestros médicos y enfermeros certificados en urgencias trabajan juntos para prevenir la infección y sepsis.

Qué causa la sepsis y cómo reconocerla

Cualquier infección puede desencadenar una sepsis, pero las bacterias son la causa más común. En la mayoría de los casos, la sepsis es consecuencia de infecciones del torrente sanguíneo, neumonía, infecciones renales e infecciones abdominales. Los bebés, los adultos mayores, los pacientes de la unidad de cuidados intensivos (ICU, por sus siglas en inglés) y las personas con enfermedades crónicas o sistemas inmunológicos debilitados tienen un mayor riesgo de desarrollar sepsis.

¿Cómo saber si tiene sepsis? Los síntomas de la sepsis se desarrollan y progresan rápidamente. Estos pueden ser:

  • Fiebre de más de 101 grados Fahrenheit.
  • Dolor abdominal.
  • Confusión o desorientación.
  • Dolor o malestar extremo.
  • Temblores o sensación de mucho frío.
  • Piel sudorosa o húmeda.

La mayoría de las personas que desarrollan sepsis ya se encuentran en el hospital. Sin embargo, acuda a nuestra sala de emergencias si ha estado en el hospital, tenido una cirugía o padecido una infección y desarrolla estos síntomas. Incluso si no tiene sepsis, el resultado suele ser mejor si recibe ayuda a tiempo.

El tratamiento de la sepsis en nuestra sala de emergencias

Nuestro equipo compasivo y altamente capacitado de Goshen Hospital Emergency Department trabaja rápidamente para controlar la sepsis. Será hospitalizado y podrá recibir cualquiera de estos tratamientos:

  • Antibióticos intravenosos.
  • Oxígeno.
  • Tratamiento para mantener la presión arterial y el flujo sanguíneo a los órganos.
  • Respiración mecánica.
  • Diálisis renal.
  • Cirugía.

Entendemos que el diagnóstico de sepsis puede ser aterrador. Confíe en nuestro equipo, el cual utilizará las herramientas y tecnologías más recientes, junto con la atención médica compasiva, para ayudarle a recuperarse de la sepsis.

¿Es usted un paciente nuevo o existente?